Doctor Who: Los niños de la TARDIS

Imagen

La TARDIS, ¿Es una maquina del tiempo o una guardería voladora? Usted decide, a medida que se compara el promedio de edad de Doctor Who proyectado en el Doctor a lo largo de los años.

1.

Imagen

A principios de 1981, la tripulación de la Tardis consistió en el Quinto Doctor (interpretado por Peter Davison de 29 años), Tegan (interpretada por Janet Fielding de 24 años), Nyssa (interpretada por Sarah Sutton de 19 años), y Adric (interpretado por Matthew Waterhouse de 19 años). Este equipo de adolescentes y estudiantes universitarios tripuló la Tardis desde el momento de la regeneración del Cuarto Doctor en febrero de 1981, hasta la muerte de Adric en marzo del año siguiente. Había muchas hormonas en la Tardis, quizás ese haya sido el disgusto de los aficionados y del público en general. Sea como sea, la edad promedio de este equipo en sus comienzos debía ser de al menos 23 años en adelante.

2.

El Undécimo Doctor, interpretado por Matt Smith de 26 años, es tres años menos que los que tenía Peter Davison en 1981 cuando empezó como el Quinto Doctor, por lo tanto es el actor más joven que ha interpretado el papel del Doctor en los 50 años de historia de la serie, tanto la clásica como la moderna, y también está Amy Pond interpretada por Karen Gillan de 23 años. El promedio de edad aquí es de 24.

 
3.
Sí, nuevamente es el Quinto Doctor con otro grupo de jóvenes. Davison tenía 32 años al final de su mandato, pero el pelirrojo Vislor Turlough y Peri Brown tenían sólo 22 y 19 años respectivamente. El promedio de edad era de tan sólo 25 años desde febrero hasta marzo de 1984.
 
4.
 

El Cuarto Doctor, interpretado por el talentoso Tom Baker tenía 47 años de edad en su última temporada y sus compañeros eran solo dos niños de 19 años; Nyssa y Adric, junto a una universitaria de 24, Tegan. El Doctor siempre murmuraba:  “Esos niños entrometidos”, y muchos opinan que el Doctor saltó voluntariamente de la torre en vez de ser amigo de ellos. Sobre todo que la edad promedio era de 27.

 
5.Christopher Eccleston tenía 41 años cuando se le unieron  dos niños: Rose y Adam, ambos de 22 años, haciendo gala de una edad promedio de 28.

 
6.
 
En cuanto a la tripulación más antigua, que va de “Este cuerpo lleva un poco delgado” Hartnell cuando viajó a solas con Peter Purves a principios de 1966. Eran 58 y 27, respectivamente. Probablemente llevaban zapatillas y fumaban pipas o algo.

 
 
 
 
Anuncios

Los hijos de María Teresa

Imagen

El hecho de que María Teresa diera a luz a dieciséis hijos en un período de 19 años, es una parte bien conocida de la historia de su vida. De sus once hijas y cinco hijos solo diez sobrevivieron hasta la edad adulta. Se sabe que a María Teresa le gustaba presentarse y retratarse como una devota madre y esposa, una imagen estereotipada que hasta cierto punto ha determinado la forma en que se la percibe hoy en día. Estos fueron sus hijos:

1. María Isabel

Imagen

El primer hijo de María Teresa y de Francisco, resultó ser una niña que luego fue bautizada con los nombres de María Isabel Amelia Antonia Josefa Gabriela Juana Agatha (1737-1740), que murió prematuramente a los 3 años de edad. Aunque en un primer momento, su nacimiento fue una decepción para la corte y el pueblo de Viena, que quería un heredero varón, pronto se convirtió en la favorita de sus padres. Era una niña alegre y encantadora, incluso su abuelo, el emperador Carlos VI habló con afecto de su nieta mayor.

A comienzos de junio de 1740, la pequeña archiduquesa empezó a sufrir calambres en el estómago debido a la gastritis que sufría, provocandole inflamaciónes, náuseas y vómitos. María Isabel murió ese mismo día, con solo 3 años de edad, en los brazos de su padre. Fue enterrada en la Cripta Imperial de Viena.

2. María Ana

Imagen

Nombrada así en honor de su tía materna, la única y adorada hermana de su madre, fue la segunda hija pero la mayor de los hijos sobrevivientes de María Teresa. Pronto desarrolló fuertes capacidades intelectuales y era muy similar en carácter a su padre, e incluso compartían los mismos intereses.

María Ana era inteligente, pero nació atrofiada y enfermiza; sufría constantemente de mala salud y los problemas que sufría en la columna, la llevaron a tener un bulto en la espalda. En 1757, contrajo neumonía, que dañó permanentemente su capacidad respiratoria. Sus discapacidades físicas hacían difícil cualquier tentativa de comprometerla en un buen matrimonio. Para una mujer de esa época era de suma importancia dejar descendencia y su delicada salud y problemas físicos no servían como garantía. Se quedó con su madre hasta la muerte de esta en 1780 y posteriormente María Ana pasó sus años restantes como abadesa del convento de Santa Isabel, en Klagenfurt, a la que dejó a un considerable patrimonio.

3. María Carolina

Imagen

Fue la tercera hija de los emperadores. Su nacimiento fue una decepción, debido a que todo el mundo estaba esperando en este tercer embarazo de su monarca, un heredero varón. La niña fue bautizada el mismo día de su nacimiento con los nombres de María Carolina Ernestina Antonia Josefa Juana y ocho meses más tarde, su abuelo el emperador Carlos VI murió, y su madre heredó las tierras de Austria y Bohemia. La archiduquesa enfermó gravemente el 24 de enero de 1724 y murió al día siguiente. Se estableció que murió a causa de la viruela, sin embargo, la auptosia de la niña no pudo establecer la causa exacta de su muerte.

4. José

Imagen

La llegada de José (1741-1790) -nombre dado en homenaje a San José, a quién su madre le había rezado con frecuencia durante el embarazo para tener un varón- puso fin a la larga espera de un heredero varón. Se considera uno de los representantes del despotismo ilustrado, gobernó apoyado e influido por su canciller de Estado Kaunitz. Mostró interés por las ideas enciclopedistas. Intentó modernizar, impulsar y racionalizar el funcionamiento de la administración con un programa de reformas con el objetivo de construir un Estado unitario centralizado con el alemán como lengua administrativa.

Su madre lo casó con la infanta Isabel de Parma (1741-1763), y a pesar de que se trataba de una boda de estado en la que primaban los intereses políticos, José no tardó en enamorarse profundamente de su esposa Isabel. La princesa fascinó, no solo a su esposo, sino a toda la corte con su belleza, encanto, inteligencia y dotes musicales. El amor de José era cada vez mayor y muy pronto su vida comenzaría a girar en torno a Isabel. Al morir está de viruela, su madre nuevamente lo casó con su sobrina, la princesa María Josefa de Baviera (1739-1767), a la que José ignoró completamentamente.

5. María Cristina

Imagen

María Cristina (1742-1798) era la hija predilecta de María Teresa, pero no era muy popular entre sus hermanos. Fue la única hija a la que se le permitió casarse por amor y no por consideraciones políticas. Su marido era el duque Alberto de Sajonia-Teschen (1738-1822), un miembro no dominante de la ampliamente ramificada dinastía de Wettin, cuya madre era la archiduquesa Maria Josefa de Austria, prima hermana de María Teresa, y por tanto ambos estaban estrechamente relacionados entre sí.

El favoritismo de su madre causaba un hondo resentimiento entre sus hermanos y María Cristina poseia un carácter extremo y bipolar, ya que mostraba un inmenso cariño y ternura para quienes le caían en gracia, y por otra parte era sumamente severa y crítica con quienes le eran antipáticos. Los que sufrieron más, fueron sus hermanos María Antonieta y Leopoldo, con quienes era especialmente cruel e hiriente. Leopoldo además tenía una razón más de resentimiento, ya que se rumoreaba en la época que la gran amistad que tenía con su esposa era más bien una relación lésbica.

6. María Isabel

Imagen

Se decía que María Isabel Josefa Juana Antonia (1743-1808) era la más hermosa de todas las hijas de María Teresa y por lo tanto fue elegida para desempeñar un papel destacado en los planes de matrimonio de su madre. Incluso el rey Luis XV, la consideró como posible esposa una vez que enviudo, como una forma de fortalecer la alianza entre Francia y Austria. Sin embargo sus aspiraciones al trono de Francia terminaron bruscamente cuando contrajo viruela, una enfermedad que llevó a la muerte a varios de sus hermanos. Logró sobrevivir pero su rostro quedó marcado y su cuello desfigurado haciéndola no apta para el matrimonio, y según dicen se convirtió en una persona excéntrica y pendenciera.

Teniendo escasas posibilidades de contraer un buen matrimonio, María Teresa la destinó junto a su hermana mayor María Ana a la religiosa. Tal solución resultaba conveniente para las exigencias de la dinastía, las monjas de alto linaje podían conseguir rápidamente el título de abadesa y así ayudar a los intereses de sus familias.

7. Carlos José

Imagen

El segundo hijo varón Carlos José (1745-1761), era el hijo predilecto de María Teresa. A diferencia de su hermano mayor, el archiduque José que tenía un cáracter cerrado, él tenía un carácter abierto, bromista y afectuoso que lo llevaba a ganarse el afecto de todos. Incluso el de su cuñadaIsabel, la primera esposa de su hermano, con quién su relación fue de rivalidad fraterna. José envidiaba a su hermano menor por su inteligencia y por su habilidad para atraer a las personas con su encanto y comportamiento, el sentimiento era mutuo, ya que Carlos también odiada a su hermano mayor por ser soberbio.

La rivalidad entre los hermanos terminó con su muerte, causada por la viruela, a la edad de 15 años, dos semanas antes de su decimosexto cumpleaños.

8. María Amalia

Imagen

María Amalia (1746-1804) – nombrada en honor a una hermana de su madre que murió en la infancia- era la octava hija de la emperatriz. María Amalia, era la hija más afectada por el favoritismo de su madre hacía su hermana María Cristina, y quedó separada de su madre por el resto de la vida de la emperatriz. María Cristina no gozaba de la misma proximidad con Maria Antonieta como sus otras hermanas, María Amalia y María Carolina, quienes intercambian no sólo cartas, sino también vestidos, retratos y otros regalos.

A los 22 años quiso desposarse con el joven y atractivo Príncipe Carlos de Zweibrucken, que frecuentaba la corte de Viena y era muy conocido por la familia imperial. Sin embargo María Teresa y su ministro consideraron que la unión no era lo suficientemente conveniente para la joven. Contra su voluntad, María Amelia, fue comprometida y después desposada con el Duque Fernando I de Parma y tuvieron 9 hijos, de los cualos, solo dos le sobrevivieron.

9. Pedro Leopoldo

Imagen

El tercer hijo Pedro Leopoldo (1747-1792), inicialmente tenía pocas posibilidades de heredar el trono. Tras la temprana muerte de su hermano Carlos José se convirtió en el próximo en la línea para suceder a su padre como Gran Duque de Toscana. Cuando su hermano mayor, José II murió sin descendencia se convirtió en su sucesor en el trono imperial, cargo que ocupó durante dos años

10. María Carolina

Imagen

 

.